Perla cultivada - Misterio y belleza

de del

Uno de los artículos más demandados en joyería es la perla cultivada. Su éxito y continuidad en la moda se debe a varios factores. La variedad de sus formas y colores, el misterio y atracción que despiertan, y porque no, el amplio abanico de precios, convierten a las perlas cultivadas en fuente de inspiración de joyeros y público en general.

La perla australiana es la más valorada por nuestros clientes, aunque algunos optan por la perla gris-negra de Tahití. Ambas consiguen un desarrollo en la ostra que puede alcanzar los 19 - 20 mm de diámetro, y un brillo (oriente) de gran belleza.

Otra variedad de perlas cultivadas que ultimamente destaca en el mercado es la de agua dulce. El control de la temperatura del agua donde se cultivan las ostras perlíferas y la alimentación de estos moluscos han facilitado un aumento en la producción y un perfeccionamiento en cuanto a la forma y calidad de las perlas. Ello ha supuesto la llegada a nuestras joyerías de unas perlas a un precio reducido de un tamaño, color y oriente perfecto para la joya actual.